Logo BCC 2

Qué hay detrás del rally alcista de los bonos argentinos

La grieta entre inversores llegó a Wall Street. Las distintas opiniones sobre el rumbo de la administración Milei provocaron una fisura irreconciliable entre los financistas que apuestan al éxito del plan y aquellos que sostienen que, al contrario, existen grandes dudas sobre el camino elegido por el Presidente y su ministro de Economía, y creen que se acerca el momento de vender sus tenencias de bonos argentinos.

Esta división se profundizó en las últimas semanas, en medio de la suba de los precios de los bonos de la deuda argentina.

De un lado están los hedge funds (fondos de inversión de alto riesgo) que en los últimos meses compraron papeles de la deuda argentina, apostando al discurso de Javier Milei a favor de un rápido ordenamiento de las cuentas públicas.

Esos fondos internacionales, que captan dinero de inversores de todo el mundo -desde estadounidenses a ingleses y chinos- buscan rendimientos rápidos. Mueven capitales «calientes», son ágiles, entran y salen rápido de sus colocaciones en los diferentes mercados en los que apuestan.

Estos fondos agresivos son los que sostuvieron en las últimas semanas el rally alcista de los bonos argentinos, que ya valen cerca de u$s60 en promedio.

Wall Street: los fondos más cautelosos

 

A diferencia de los «hedge funds», hay un tipo de fondos de inversión que se muestra más prudente. Se trata de los fondos de pensión, más identificados con el «real money», esto es, sus colocaciones tienen en cuenta la viabilidad de la política económica de los países.

En Wall Street, Milei causa variedad de sensaciones:

En Wall Street, Milei causa variedad de sensaciones: desconfianza, incertidumbre y optimismo.

 

No solamente la dinámica coyuntural sino también el mediano y el largo plazo. O si, por caso, el país emisor de los títulos de la deuda es respetuoso de la ecología. En algunos casos, se trata de «fondos verdes» que exclusivamente hunden capitales en bonos cuyos estados respetan a rajatabla la viabilidad ecológica de sus empresas y de las inversiones.

En algunos casos, estos fondos de pensión «habían tirado la toalla» luego del gobierno de Mauricio Macri, dice Javier Timerman, quien tiene 30 años de experiencia en Wall Street con su empresa de asesoramiento financiero AdCap, en Nueva York.

Este tipo de inversores habían dejado de tener a la Argentina como una opción, pero iniciaron el operativo retorno en los últimos meses, tras la asunción de Javier Milei.

Lo que ahora se plantean, según supo iProfesional de un par de representantes de estos inversores, es si el programa de Milei es sostenible.

Algunos creen que tras el fuerte rally alcista de los últimos meses, y sin datos sobre el futuro del plan económico, llegó el momento de frenar el ingreso de nuevos capitales.

No necesariamente la estrategia sería la de vender las posiciones ya compradas, sino que la mirada está puesta en lo que viene. Y ahí surgen las dudas.

Para una buena parte de los inversores de Wall Street

Una buena parte de los inversores de Wall Street cree en el programa económico de Milei, aunque dudan sobre si será sostenible.

Milei: ¿un fetiche para el mercado?

 

Desde que asumió el líder libertario, el índice de «riesgo país» bajó desde 1.950 puntos a los 1.359, antes del fin de semana. Lo dicho más arriba, los papeles ya se acercan a los u$s60.

Una pregunta es qué conducta tendrán los inversores que adquirieron bonos cuando estaban en u$s27; u$s28 o u$s29 y ahora los ven al doble de su valor.

La otra se refiere a si, ya en los actuales precios, los inversores internacionales seguirán apostando por la Argentina.

Por lo dicho antes, la grieta en Wall Street promete decisiones muy diferentes según el tipo de inversor. Los «hedge funds», posiblemente, perciban que los precios tienen margen para escalar algún peldaño adicional.

En cambio, los inversores más cautelosos prefieran esperar algún tiempo hasta volver a apostar.

«Para mucha gente en el mercado, Milei es una especie de fetiche. Se sienten atraídos por sus ideas y por la forma en que lleva a la práctica la estrategia económica», cuenta Timerman.

 

«A esos inversores, no les importa que Milei hable con el perro muerto o las polémicas que genera. Les importa los números de la economía y la postura del Presidente. Y lo que se percibe es que el Gobierno ordenó las cuentas, que Milei no negocia el déficit cero y que la sociedad lo está respaldando», explica.

Entre los inversores más arriesgados, el discurso del jefe de Estado, haciendo propia la agenda de Donald Trump es un gran atractivo. En el mismo sentido actúan muchos financistas locales, una corriente clave para comprender el resurgimiento de los precios de los activos financieros.

La clave de lo que viene

A la hora de apreciar si Wall Street va a revalidar la confianza, es lógico que lo principal para tener en cuenta es si la economía despegará tras la zozobra y la caída por la que atraviesa ahora.

Pero no es lo único. Timerman cree que la clave será el humor social; el acompañamiento popular a la receta de Milei. «La opinión pública será determinante», opina.

Hay algo claro: por ahora, el mercado se movió en manada. Como tantas otras veces. Pero la dinámica podría cambiar en las próximas semanas, de acuerdo a la «grieta» entre los distintos perfiles de los inversores.

Las decisiones que vaya a tomar Milei y su ministro de Economía, seguramente, moverán el escenario hacia un lado o, más bien, hacia el otro.

 

Fuente: iprofesional.com

Read Previous

Inversores festejan el superávit fiscal y la suba de reservas con bonos a USD 60

Read Next

El Merval marcó un nuevo máximo en dólares, ADRs cerraron mixtos y los bonos en dólares cayeron por toma de ganancias