Logo BCC 2
USD Oficial
0.06%
861.5
USD Informal
1.9%
1050
USD CCL
3.38%
1096.33
USD MEP
2.71%
1056.59
USD Ahorro
0.06%
1378.4
USD Tarjeta
0.06%
1378.4
USD Qatar
0.06%
1378.4
USD Oficial
0.06%
861.5
USD Informal
1.9%
1050
USD CCL
3.38%
1096.33
USD MEP
2.71%
1056.59
USD Ahorro
0.06%
1378.4
USD Tarjeta
0.06%
1378.4
USD Qatar
0.06%
1378.4

¿Quedarse en pesos o momento de subirse al dólar?: esto es lo que recomienda el mercado

Los dólares financieros y el blue desde hace un poco más de un mes muestran cierta estabilidad. ¿Continuará así o volverán las épocas de volatilidad?

n los últimos 40 días, el dólar MEP osciló entre $345/358, el CCL entre $355/370 y el blue con valores de $375/385, mostrando cierta estabilidad. Esto luego de haber tenido un movimiento brusco que los llevó desde $290/$300 a los valores actuales entre mediados de noviembres y enero.

El dólar generalmente tiene ese comportamiento, lateraliza un tiempo hasta que algún evento produce un salto brusco para luego retroceder algunos pesos (sin volver a los valores iniciales) y lateralizar nuevamente. La mayoría de la gente suele comprar dólares en medio de ese salto y muchas veces termina pagando más que el precio donde se vuelve a estabilizar.

Por eso, siempre es preferible comprar en los momentos estables de la moneda americana, todo esto hablando dentro del actual contexto, donde aún no logramos estabilizar la economía ni nuestra moneda.

Esto no significa que el dólar esté barato, con la destrucción del ingreso que venimos sufriendo desde el 2018 hasta ahora para el argentino el dólar libre no está barato, pero el resto de los precios tampoco y siguen aumentando. Como he dicho más de una vez, el dólar es un precio más dentro de la economía y es imposible tener una estabilidad en su valor mientras el resto de los bienes y servicios crecen a un ritmo del 6% mensual.

El dólar libre seguirá subiendo este año. El principal motivo es el cepo que no disminuirá su presión, en lo que va del año el Banco Central ha perdido más de u$s 5.000 millones de las reservas, dentro de ese monto están los u$s1.200 millones que se vio forzado a vender para mantener su cotización. Sumemos la sequía que afecta al campo que se verá reflejada en su producción y por lo tanto en su capacidad de exportación con el consecuente menor ingreso de dólares. Esta escases de dólares sumado al exceso de pesos y falta de confianza sobre el plan económico hace impensada la posibilidad de relajar el acceso al dólar oficial.

¿Es momento de apostar todo al dólar?

 

Otro de los factores que afectarán este año es la elección a presidente que siempre provoca una dolarización de cartera. Sabemos que de acá a octubre algunos inversores decidirán pasar sus fondos a dólares para esperar el resultado electoral dado que se trata de una acción que se repite en estas ocasiones. Esa mayor demanda presionará el precio del dólar.

Lo que nos queda preguntarnos es si estamos en el momento adecuado o podríamos demorar la compra de dólares para más adelante. Allí podemos analizar los últimos datos de la economía local, donde vimos un déficit fiscal creciendo nuevamente en el mes de enero, una inflación que volvió acelerarse el mes pasado y donde los datos de las consultoras privadas marcan que en febrero seguirá estando por arriba del 5%.

Así, a la falta de dólares que vimos anteriormente le incorporamos una necesidad de más pesos, que por ahora está cubriendo con nuevo endeudamiento en el mercado pero concentrando vencimientos en los próximos 3 meses.

Por ello el mercado ya prevé un nuevo soja 3, que de darse en similares condiciones a los 2 anteriores generará una nueva ola de pesos en el mercado. Es importante remarcar que los últimos 2 saltos cambiarios vinieron de la mano de estos programas y la nueva montaña de pesos que generan.

Por último están las brechas, que en promedio durante el 2022 estuvieron entre 85/90%, llegando a picos de 150% y con recargos para el gasto de dólares sobre la tarjeta del 65%, y ahora vemos brechas del orden 76/85% pero con los recargos sobre las tarjetas del 100%.

Por lo tanto, sabiendo que es imposible conocer de antemano el momento exacto cuándo los dólares libres volverán a tener un nuevo salto brusco y dadas las actuales condiciones, sería prudente comenzar por lo menos a dolarizar parte de nuestros activos en pesos, aunque sea las ganancias que venimos obteniendo, a los efectos que la próxima corrección no se lleve las mismas. Este cambio de cartera no implica que nos quedaremos en dólares hasta pasadas las elecciones, sino hasta llegar al nuevo nivel de precios donde volverá a encontrar una momentánea estabilidad.

Para pasar parte de nuestros activos hay varios instrumentos. Desde la conocida compra de dólares, y aquí encontramos el mejor precio en el dólar MEP ($357), hasta la compra de activos dolarizados como los CEDEARS o bonos locales en dólares que pueden ser comprados en pesos y que generalmente se utilizan para hacer MEP o CCL.

Es importante aclarar que tanto con los CEDEARS como con los bonos no solo verán reflejado el valor del dólar MEP sino que también la variación del activo. Esto significa que si el bono en dólares o el CEDEAR bajan de cotización en dólares su valor en pesos también podría caer aun cuando reflejen un precio del dólar más alto (baja menos en pesos que lo que bajó en dólares).

Como siempre, ante la incertidumbre, la diversificación de cartera es una buena respuesta y en ella también debe estar la moneda de mis inversiones. No dejen de consultar con su asesor para encontrar el mejor camino para proteger sus inversiones.

 

Fuente: iprofesional.com

Read Previous

Miky Romero: “Nunca es tarde para aprender a invertir”

Read Next

Mal comienzo de mes para los bonos