Logo BCC 2

El BCRA le impone un «cepo al dólar» a provincias: qué advierte el mercado sobre sus efectos

Analistas afirman que las restricción a provincias para acceder al dólar oficial es una medida «desesperada!» y puede presionar a los dólares libres.

En un escenario de reservas netas que ya se encuentran negativas en torno a u$s1.800 millones, el Banco Central (BCRA) endureció aún más el cepo al limitar el acceso al dólar oficial para los pagos de deudas en esa moneda de las provincias. Y, para los analistas, esta nueva restricción puede causar presión sobre los dólares paralelos.

La medida fue aprobada en la reunión que mantuvo este jueves el directorio de la entidad monetaria y dispone que las jurisdicciones provinciales deberán presentar una propuesta al BCRA que contemple una cancelación de hasta el 40% de los vencimientos de capital y que el resto del capital obtenga nuevo financiamiento, como mínimo, con una vida promedio de dos años.

Por ende, deberán abonar el 60% restante con dólares propios, financiamiento, o a través de la renegociación de plazos con sus acreedores, para evitar un incumplimiento.

Los analistas señalan que ese mismo criterio rige actualmente para el pago de Obligaciones Negociables (ON) en moneda extranjera emitidas por empresas, la califican de una medida «desesperada» para ahorrar reservas, y advierten que es «síntoma de fragilidad» que puede generar «ruidos» e impactar sobre los dólares paralelos.

 

Más cepo al dólar: ¿por qué se toma la medida?

La entidad monetaria aseguró en un comunicado que «esta decisión busca seguir avanzando en un proceso de desendeudamiento en moneda extranjera a un ritmo que resulte compatible con las necesidades de divisas de la economía y la estabilidad cambiaria»

A su vez, fuentes del equipo económico alegaron que el BCRA viene trabajando para reducir el impacto negativo de la sequía en el nivel de actividad económica. Según las estimaciones preliminares, la caída de exportaciones del complejo agropecuario rondará los u$s19.500 millones este año.

Las estimaciones del BCRA, en tanto, indican que la balanza comercial de 2024 muestra ya una proyección de superávit del orden de los u$s13.900 millones hasta los u$s16.800 millones, con una estimación conservadora de crecimiento del PIB de 2%.

Teniendo en cuenta que la balanza comercial de bienes de Argentina fue superavitaria en u$s12.353 millones en 2022 y que se espera un piso de u$s14.000 millones en 2024, la actividad del BCRA tendió a regular la demanda de divisas de este año para evitar que una situación coyuntural y puntual afecte negativamente el proceso de crecimiento.

Las fuentes destacaron que «el BCRA no había establecido para las provincias ninguna restricción en este contexto complejo, donde se cayeron 25% las exportaciones mientras se defiende la actividad a lo largo y ancho del país y ahora se les pide a los gobernadores hagan un esfuerzo».

«No se está llevando a ninguna provincia a una situación crítica y lo que se les está pidiendo están en condiciones de cumplirlo y acompañar este esfuerzo», aseguraron.

Y precisaron que «la deuda global involucrada es de u$s460 millones, es lo que vence de capital en la segunda mitad del año». Y detallaron que el primer semestre pagaron de capital u$s315 millones. Es decir, que lo que se pide refinanciar es 60% de u$s460 millones: serían u$s276 millones.

 

Restricciones al dólar: la mirada de analistas

Los analistas consultados coinciden que estas nuevas restricciones reflejan «desesperación» y apuntan a cuidar las escasas divisas en un escenario donde a pesar que el BCRA logró en mayo con un saldo neto comprador de u$s850 millones gracias a la vigencia del dólar soja 3, las reservas internacionales ese mes siguieron cayendo.

Nery Persichini, de GMA Capital, sostuvo que «la decisión de restringir parcialmente el acceso al MULC a las provincias es una bandera roja acerca del estado de las reservas netas, que hoy tendrían un saldo negativo de u$s1.600 millones según nuestras estimaciones».

«Para las provincias, en lo que resta del año vencen casi u$s1.000 millones entre capital e intereses, pero solo u$s460 millones son amortizaciones, el concepto afectado por este tipo de regulaciones. El ahorro «del BCRA entonces sería de unos u$s280 millones. Se trata de un monto exiguo a la luz de los desequilibrios actuales y de la intervención oficial sobre bonos que el mercado estima», opinó.

Asimismo, el especialista Salvador Vitelli dijo que «el objetivo es amortiguar un poco la sequía de divisas que puede haber en estos meses producto de la finalización del dólar soja 3, el impacto en la liquidación va a ser muy fuerte, y están preparando el terreno para eso».

A su vez, Pedro Siaba Serrate, estratega de PPI, planteó que «el objetivo es bastante claro: limitar la salida de dólares de las reservas», y destacó que «a priori, es algo que nunca sucedió ni en este ni en el cepo de Cristina Fernández de Kirchner entre 2011/2015». E indicó que «en lo que va del año, la deuda provincial ya demandó u$s675 millones, mientras que, en los últimos 7 meses del año, los pagos de los bonos en dólares provinciales demandarán otros u$s993 millones entre intereses y capital».

El analista recordó que «en la última crisis de deuda 2020/2021, 11 de las 14 provincias restructuraron sus bonos con el objetivo de suavizar los pagos de deuda en la administración de Alberto Fernández».

En sintonía, Sebastián Menescaldi, director de Eco Go, sostuvo que «lo que intenta el Gobierno es seguir ahorrando un poco de reservas, quieren que usen los propios depósitos que ya tienen en dólares las provincias, y que de esa manera no le recurran al MULC y le saquen divisas, optimizar el uso de las divisas disponibles». Según sus cálculos, «la medida ahorraría divisas por u$s575 millones».

Los analistas de Aurum Valores resaltaron que estas nuevas restricciones reflejan «la precariedad de la situación del BCRA que, actualmente, muestra reservas internacionales netas fuertemente negativas, mientras que las provincias se muestran superavitarias fiscal y financieramente, y con ahorros en dólares».

Pablo Repetto, jefe de Research de Aurum explicó que si ese 60% las provincias lo financian con sus depósitos en dólares, «va a generar una caída en el stock de reservas brutas, no en las netas, porque la salida de esos dólares implicaría menor nivel de encajes»

 

Nuevo cepo y ¿más presión para las dólares paralelos?

La economista Natalia Motyl juzgó que «se toma la medida porque no hay dólares, pero al final impactará aún más en el mercado cambiario, definitivamente acelerará la dolarización de carteras e incrementará la demanda de dólares por cobertura».

«Va a terminar con mayor demanda de dólares. Por lo que va a presionar al alza a los dólares paralelos«, auguró. En tanto, la economista criticó que «hay un error de diagnóstico: la demanda de divisas no tiene que ver con el nivel de endeudamiento en moneda extranjera sino con la caída de la demanda del peso»

«Ante un contexto inflacionario, se busca sustitutos como el dólar. Forzar a que se endeuden en moneda local no va a hacer más que agravar aun más los problemas en el mediano plazo», vaticinó.

De igual mirada, el economista Federico Glustein evaluó que «es una medida de desesperación; con el dólar agro llegaron a la meta de u$s5.000 millones pero solamente pudieron retener el 27%». Y enfatizó: «Es el Plan Llegar a cualquier costo y lo pagan las provincias que se endeudarán a tasas altísimas para poder pagar, reventarán bonos a una baja paridad o defaultearán», cuestionó.

Según su visión, la medida «impactará negativamente en las cotizaciones, porque presionará a la suba a los dólares financieros y al blue, porque denota la escasez de divisas».

A su vez, el analista financiero Gustavo Ber, sostuvo que la medida «se encuadra en la misma estrategia que aplica sobre los corporativos, dentro de un amplio menú de restricciones que buscan proteger las alicaídas reservas netas en el actual incierto escenario».

«Es posible que acelere a los dólares financieros y libre, tal como suele suceder habitualmente frente a cada ronda de nuevas restricciones», aseguró.

Por su parte, un operador advirtió que «lo veo como una señal muy negativa para el mercado porque da una pauta del nivel de desesperación y fragilidad en que está inmerso el BCRA, y podría repercutir en los dólares libres porque demuestra que están rascando la olla por u$s500 millones, que se gastan en un semana de intervención en el mercado cambiario, resulta patético».

Vitelli esgrimió que «hay que ver cómo terminan reaccionado las autoridades provinciales. Si tienen que volcarse al mercado a tratar de conseguir los dólares porque no pueden refinanciar, me parece que puede llegar a haber un movimiento en los dólares financieros».

«El impacto en los dólares va a estar vinculado a lo que puedan hacer los gobiernos provinciales de refinanciarse con el mercado. Si se pueden refinanciar, las cotizaciones tal vez no varíen demasiado en término de MEP y CCL», agregó.

 

Fuente: iprofesional.com

Read Previous

En mayo el índice Merval le ganó al dólar: cuáles fueron las acciones líderes que más subieron

Read Next

Ni dólar ni plazo fijo: cuáles son las inversiones más rentables en lo que va del año